Tadaima

Opinión | Las Quintillizas y la errática juventud

Una de las etapas por las que estamos destinados a pasar es la adolescencia o juventud. Donde tenemos cambios hormonales, donde nos empezamos a intentar independizar, tomar nuestras decisiones y donde nos descubrimos a nosotros mismos. Es en esta etapa donde muchas historias de romance son contadas en el medio del anime y hoy quiero hablar de una de ellas. Esta serie es Las Quintillizas (Gotoubun no Hanayome).

Las Quintillizas

Las Quintillizas narra la historia de cómo Futaro Uesugi termina siendo el tutor de cinco chicas que resultan ser quintillizas y están a punto de reprobar. Claro que conforme avanza la historia estas chicas terminan enamorándose de nuestro protagonista que solo tiene dos neuronas, una para estudiar y otra para respirar.

Además del cambio de estudio de animación, algo que noté en esta segunda temporada (disponible en Crunchyroll) que terminó de emitirse en marzo de este año fue el manejo y cambio de los personajes y cómo reaccionaron a las situaciones que se presentaron. Quiero aclarar que si es verdad que esta, al igual que muchas comedias románticas para una demografía shonen, está llena de situaciones y similares que hacen que cada chica tenga una razón para querer al protagonista. Pero creo que la forma en que las protagonistas son desarrolladas es por lo que personalmente hace que la destaque de la mayoría en cuestión de comedias románticas.

Ichika: De la certeza a la inseguridad

Ichika parece una chica tranquila, segura y madura que realmente se ve como la indicada en haber tomado el lugar de “hermana mayor”, y eso le permite de cierta manera acercarse a Futaro. Ella entra en una zona de confort donde siente que Futaro es suyo al ver que Miku no da ese paso y ninguna de sus hermanas piensa en él ni siquiera como amigo. Pero aquí llega el cambio de Nino y toda su ofensiva que mueve a Ichika. Nino no anda con rodeos, va directamente a decir lo que siente, y no sólo eso; lo demuestra.

Junto con esto empieza a ver una relación más cercana de Futaro con las quintillizas, pero Ichika empieza a temer, a mostrar sus inseguridades. Tanto tiempo estuvo confiada de que nada pasaría y ahora parece que está lejos. La inseguridad es algo que atravesamos como jóvenes, pero el punto es saber qué hacer con ella. Ichika decide jugar sucio, y escalar sobre los esfuerzos de sus hermanas, construyendo una mentira que ella cree resultará. Pero al Futaro descubrir su engaño, ella recapacita en que sus inseguridades la hicieron actuar de una manera contraria a su costumbre.

Su madurez y su cabeza fría se transforma en desesperación y duda; que termina en un Futaro que repudia estos comportamientos. Con el fin de las guerras entre las hermanas y la segunda temporada, Ichika encuentra el perdón de sus hermanas y de Futaro. Esperemos que esto le permita al personaje crecer en la película y ver un cambio en su relación con sus hermanas y Futaro.

Nino: El proceso para aceptar el cambio

Por su parte, Nino siempre le cerró la puerta a Futaro a tales extremos que al terminar la primera temporada de las Quintillizas es simplemente insoportable. Una niña malcriada que para este punto, cualquiera del fandom que quisiera a Nino es que podría decirse que estaba mal de la cabeza. Pero creo que ella en esta segunda temporada es la que tiene el mayor desarrollo y cambio de todas.

Antes de que continuemos quiero aclarar que a pesar de todo esto, nunca justifica la crueldad por la que hizo pasar a Futaro. Drogarlo, sabotearlo y denigrarlo es algo que ningún escritor o ser humano podría justificar. En su discusión con Itsuki y Miku, Nino ve cómo Futaro es más aceptado por sus hermanas mientras ella sigue con la (tonta) creencia de que las está separando. No se da cuenta de que ella misma con sus acciones las separa. Y aquí entra ese miedo, que ella misma expresa. Nino desea que sigan siendo unidas a pesar de que con el tiempo sus gustos y ellas mismas se han distanciado.

Para Nino, Futaro es la gota que derrama el vaso, lo que lograría que ellas tomen diferentes caminos. Así que con todas sus fuerzas decide arremeter contra él; pero simplemente no se da cuenta de que ellas ya han crecido y eso ha hecho que cada una sea diferente. Gracias a una plática con Miku entiende que ella es la única que aún no aceptaba el cambio, pero…ser diferentes no significa que se tendrán que separar. Termina por entender que, a su manera, Futaro intentó unirlas más, y que mientras estudiaban podían compartir tiempo juntas. Una frase que define su cambio es “luego noté que lo rechazaba por su rol y no por cómo era como persona.”

A partir de eso yo sólo no pude dejar de admirar a Nino por ser tan directa, tan comprometida en demostrar su amor y por cómo neutraliza las artimañas de Ichika. Para mí personalmente deja de ser esa niña caprichosa mimada para ser una chica decidida, aguerrida y si a Ichika se le perdonaron las mentiras… ¿Por qué no perdonar a Nino lo que le hizo a Futaro?

Miku: El amor a sí misma

Aprender a amarse a uno mismo, creo que es la mayor lección que podemos aprender de la inseguridad de Miku. Si es verdad que en el inicio de Las Quintillizas nos la presentaron con una personalidad insegura, tímida (incluso podría decir que este es su encanto); ella es la que podríamos decir que es la primera que muestra afecto a Futaro y hace todo tipo de cosas para intentar que la vea poco a poco como esa chica que lo ama. Si es verdad que como espectadores nos encanta ver eso de Miku, para nuestro protagonista que sólo tiene dos neuronas es algo que no distingue.

Todo llega a un punto máximo cuando en el viaje a Kioto cuando ella no puede ver a Futaro por miedo, hay una barrera que ella misma crea, ya que no se siente digna de su amor. Agreguemos el hecho de que Ichika la derrotó en los exámenes y uso su rostro e imagen para engañar a Futaro.

Aquí quiero hablar sobre el amor propio. Mas allá de ser un egocéntrico, es más que nada algo que todo humano debe tener. Aunque este mundo siempre intentará menospreciarte; si no te amas a ti mismo, ¿cómo puedes amar a alguien más? ¿Cómo esperas que puedas recibir algo que no conoces? Y de ahí salen sus hermanas a ayudarla a que entienda que esa distancia era simplemente algo inexistente y la apoyan para reencontrarse con Futaro, arreglar y enmendar todo; porque ellas saben lo valiosa que es para ella su relación con él.

Yotsuba: Olvidarse de sí misma por los demás

Yotsuba es una chica alegre, una chica bondadosa y la primera que aceptó a Futaro y le ayuda a poder ser asesor de las quintillizas. Pero también es una chica que con ese mismo impulso con el que apoya a los demás parece que debe renunciar a ella misma y lo que siente.

A lo largo de estas dos temporadas creo personalmente que es la que menos ha cambiado. Al intentar ayudar al equipo de baloncesto y atletismo termina sacrificándose por los demás. Nunca digo que esté mal ayudar y que jamás deberíamos hacerlo, pero Yotsuba lo ocupa para escaparse de las responsabilidades. Yotsuba me recuerda a Minori de la serie Toradora! quien por no pensar en sus sentimientos los escondía en una capa que mostraba al mundo donde siempre era feliz y llenaba su mente para no pensar en ellos.

Yotsuba deja sus responsabilidades e incluso sentimientos por los demás. Esto nunca resulta en algo sano para nadie ya que estas privándote de lo que tú sientes. Esto se resalta en el capítulo 10 de la segunda temporada cuando ella reconoce todo lo relacionado con sus hermanas, más no sabe lo que ella quiere. Creo que este exceso de ayuda que sufre Yotsuba sólo la llena de algo que no es ella misma. Simplemente es alguien que sabe lo que quiere, pero no sabe decir no.

Itsuki: Buscando su propio futuro

Por ultimo Itsuki muestra una inseguridad pero no tanto en relación a Futaro o sus hermanas, si no por llegar a ser alguien como su madre. Me encanta ver que se desarrolla el personaje, pero es opacada por el hecho de que no busca al protagonista; entonces es relegada a un segundo o tercer plano. Pero esta temporada la podemos ver más intentando lograr su meta de ser igual que su madre. Tal vez no haya tomado el liderazgo como Ichika o tenga la personalidad de Nino, pero sí empieza a darle forma a su propio futuro, y creo que eso debemos aplaudirlo; creo que es ver la persona que se está convirtiendo, decidida.


Al final todas son unas chicas adorables, y siguen siendo adolescentes, con oportunidades, un futuro, miedo y temores como muchos de los jóvenes; pero está en nosotros mejorar, crecer y madurar. En ti está el hacer lo correcto para superar esas inseguridades. Veremos como crecen las quintillizas en su película. Pero en fin, muchas gracias por leer este artículo, espero contar con su apoyo en este sitio, en el que me emociona mucho colaborar. Coméntame si pase algo por alto de estas hermosas chicas, que piensas tu de estos personajes. Que Dios te bendiga y nos vemos la próxima.

Andrés Rodríguez

Estudiante de Arte Digital. Amante de la animación, manga, comics y cine. Intento de Ilustrador y Animador. Dios te bendiga.

DEJA TU COMENTARIO! :D




¡Siguénos!

¡No te pierdas nada y siguienos en nuestras redes!

¡SUSCRÍBETE!

 

ENVIAR