Tadaima

Primeras impresiones | «Kengan Ashura»

El día de ayer llegó a Netflix la adaptación animada del manga de Yabako Sandrovich y Daromeon, Kengan Ashura. Esta serie que gira en torno a una serie de peleas clandestinas promete ser nuestra dosis de adrenalina y emoción con un estilo de animación que aspira a mostrar la crudeza de la violencia pura. Estas son mis primeras impresiones, luego de ver los primeros tres episodios.

Sinopsis

Kazuo Yamashita es un hombre de 56 años que nunca en su vida ha hecho otra cosa más que seguir las reglas, Cierta noche, Yamashita es testigo de una pelea clandestina de tal brutalidad, que lo hace replantearse lo que ha significado su vida hasta ese momento. Al poco tiempo, el presidente de la compañía para la que trabaja le revela que, desde el periodo Edo, los grandes consorcios del país se disputan los negocios mediante peleas clandestinas a las que sólo los mejores peleadores tienen acceso. Ahí se reencuentra con el peleador del callejón, Ohma Tokita, y se convertirá en su manager.

ohma tokita

Primeras impresiones

Sin conocer nada de la historia previamente, me tomó por sorpresa el tiempo que se dedicó a Kazuo en el primer capítulo. Al principio dio la impresión de tratarse de un simple recurso narrativo, cuya función sería humanizar una pelea brutal, difícil de concebir en la realidad. La aterrada fascinación de Kazuo es una experiencia que cualquier persona normal sentiría ante semejante espectáculo y eso hace que la escena funcione muy bien en primera instancia. A través de los ojos de Kazuo podemos saber que en las sombras de lo cotidiano se esconde un mundo donde la violencia, en su forma más cruda, sigue existiendo.

Después se nos amplía que este personaje es la representación misma de la mediocridad e incluso el fracaso: después de 34 años de trabajar diligentemente en la misma empresa, el saldo es una deuda hipotecaria, un hijo hikikomori y otro que se dedica a vagar. El encuentro con Ohma cuestiona, de alguna manera, la pertinencia de sus valores ordinarios, que se rinden ante la espléndida fuerza del peleador.

kazuo yamashita

En cuanto a Ohma, es poco lo que se nos dice de él en este punto. Al principio parece pelear sólo por el placer mismo de la pelea, como si se tratara de una fuerza de la naturaleza. Una vez que se convierte en el peleador oficial de la corporación dirigida por Nogi, se nos muestra que Ohma podría tener un objetivo personal para involucrarse en ese mundo e incluso se da a entender que tiene acceso a ciertas habilidades sobrenaturales.

Con este contexto, se cocina una historia que parece transitar en dos terrenos paralelos: el de Ohma abriéndose paso como peleador y el de Kazuo, que en este contexto parece avanzar a un lugar en el que deja de ser sólo víctima de las circunstancias, para tomar las riendas de su vida en sus manos. Una premisa que no está desprovista de interés y que, bien trabajada, podría resultar en una historia entretenida y satisfactoria.

El aspecto visual de Kengan Ashura es también uno de sus elementos notables. Las peleas están muy bien trabajadas, pues logran transmitir tanto la violencia como la velocidad a la que se desarrollan, pero la misma técnica de trabajo no es tan efectiva con los otros personajes, que se mueven de forma poco natural. El tono oscuro que se percibe en el ambiente, así como en los tonos de piel de los personajes nos da indicaciones claras de que esta será una historia de la que no se pueden esperar muchos momentos de alegría.

Al mismo tiempo que su presencia puede ser una virtud, el papel de Kazuo como narrador en vivo de lo que estamos viendo en pantalla puede ser un tanto redundante, no sólo por su excesiva tendencia a describir lo obvio sino porque la serie tiene, de hecho, una voz en off que narra y explica varias cosas de forma simultánea.

¿Vale la pena verla?

ohma tokita

Si estás buscando una serie de acción, que centre su historia en la pelea y lo que ocurre a su alrededor, Kengan Ashura podría ser una excelente opción. Ninguno de los tres episodios de arranque falla en cumplir esa promesa, pues nos brinda una dosis generosa de combates. El mundo que se desprende de este argumento recuerda un poco a lo que ocurre en Kakegurui: el destino de una nación, su política y sus altos negocios, recae en los resultados de cosas que, en principio, nada tienen qué ver. Es una lucha de poder que se despoja de todos sus atavíos y se expresa así, en sus términos más simples.

Yo la seguiría viendo por Kazuo. Sus incipientes reflexiones sobre el poder, la masculinidad y el contraste con la mediocridad de su vida ordinaria se antojan para un análisis de lo que significa la voluntad y la individualidad en un mundo social que tiende a ignorar a aquellos que no ostentan poder alguno. No es fácil saber si cumplirá esa promesa, pero es un buen aliciente para continuar.

El autor de esta serie también escribió How Heavy Are the Dumbbells You Lift? que forma parte de esta temporada, aunque no está licenciada en nuestro país. Los doce capítulos de Kengan Ashura están disponibles en Netflix.

freudchicken

Editor en Tadaima. Especialista en Estudios sobre Japón. Psicoterapia psicoanalítica. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

¿Qué Opinas?

¡Siguénos!

¡No te pierdas nada y siguienos en nuestras redes!

Gridlove