Tadaima

Tres grandes películas de la directora Naoko Yamada

Naoko Yamada es una de las directoras de anime más interesantes y talentosas de los últimos años. Hace diez años debutó como directora con K-ON! pero su carrera como animadora abarca títulos como The Melancholy of Haruhi Suzumiya y Clannad.

Nació el 28 de noviembre de 1984 en Kioto y se graduó de la Universidad de Arte y Diseño de esa misma ciudad. A través de tres de sus películas te daremos algunas razones por las que vale la pena seguir su trabajo.

Tamako Love Story

Tamako Love Story (dir. Naoko Yamada)

La cinta que cerraba la historia de amor entre Tamako y Mochizou es una muestra de la maestría de Yamada contando historias de crecimiento y el fin de la adolescencia. Después de la encantadora, pero un tanto intrascendente Tamako Market, Tamako Love Story consigue transformar a su protagonista en una chica decidida, que toma en sus manos su futuro.

En la serie, Tamako había dado por sentado que todo seguiría igual: que continuaría haciendo mochi y pasando el tiempo con sus amigos. Pero el tiempo pasa y todos están tomando decisiones ante sus ojos. Su ansiedad se intensifica cuando Mochizou reúne el valor para confesarle sus sentimientos lo que obliga a que Tamako considere seriamente qué es lo que ha de contestarle.

Tamako Love Story es una historia de amor sin sobresaltos, que destaca el talento de Yamada relatando lo más difícil del mundo: lo cotidiano.

A Silent Voice

A Silent Voice (dir. Naoko Yamada)

Adaptación del manga de Yoshitoki Oima, A Silent Voice (Koe no Katachi) es, hasta ahora, su única película que no depende de otra franquicia. La historia de Shoya y Shoko no es tanto una de amor, sino de redención.

Cuando eran niños, Shoya lideró a sus compañeros para molestar a Shoko, una compañera recién transferida que; además, es sorda. Ante la indolencia de los adultos, el acoso creció hasta convertirse en un problema insoslayable, que terminó por revertírsele.

Con esta película, Yamada exploró nuevos elementos visuales y sonoros, para transmitir de manera simbólica el sufrimiento de sus protagonistas y el camino que juntos han de emprender para dejar el pasado atrás. A Silent Voice es una historia profunda, que consigue conmover hasta lo más hondo.

Liz and the Blue Bird

Liz and the Blue Bird (dir. Naoko Yamada)

Lo aprendido en A Silent Voice cristalizó en Liz and the Blue Bird, película spin-off de Sound! Euphonium. En ésta, Yamada nos lleva a vivir las tribulaciones de Nozomi y Mizore, dos chicas de personalidades opuestas, unidas por la necesidad de pertenecer a algo más grande que ellas mismas.

Como en la serie de la que se desprende, el contexto es el concurso de orquestas en el que la pieza a interpretar, ‘Liz and the Blue Bird’, representa los sentimientos de ambas chicas. La pieza lleva un solo de oboe y flauta que exigirá que ambas acepten sus sentimientos y los viertan en la música.

Mucha de la emotividad de esta historia se transmite a través de gestos y diálogos torpes e inconclusos que, acompañados de silencio y música, hacen de ella una auténtica obra de arte.


Naoko Yamada es, sin lugar a dudas, una directora que sabe muy bien cómo contar historias y transmitir sentimientos. ¡No podemos esperar más para conocer sus futuros trabajos!

freudchicken

Editor en Tadaima. Especialista en Estudios sobre Japón. Psicoterapia psicoanalítica. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

¿Qué Opinas?

¡Siguénos!

¡No te pierdas nada y siguienos en nuestras redes!

Gridlove