Tadaima

Tokyo Keizai: La industria del anime y sus dilemas ante la pandemia

Esta semana el diario japonés Tokyo Keizai, especializado en economía; publicó un artículo en torno a la pandemia de COVID-19 y sus efectos en los estudios de animación. El artículo, del que ANN publicó un resumen, afirma que la pandemia está poniendo en relieve algunos de los problemas que han aquejado a la industria por años en los departamentos financieros y contables.

De acuerdo con una fuente anónima citada por el diario capitalino, muchas compañías productoras manejan torpemente la información contable. “Muchos administradores no saben leer balances financieros; son incapaces de seguir el flujo de efectivo que entra y sale de la compañía; no entienden la importancia de mantener reservas internas y sólo se preocupan por vivir de pago a pago. Así que, cuando el dinero se agota, aceptan trabajar en nuevos proyectos buscando recibir el anticipo; pero sabiendo de antemano que no se cuenta con la capacidad para realizarlo. Se meten en problemas con la producción y los lugares de trabajo terminan devastados. La raíz de los problemas laborales en la industria del anime se basa en la falta de capacidad de sus administradores para hacer planeación y mejorar las finanzas”.

Hasta el momento, ninguna compañía productora de anime se ha declarado en bancarrota, pero es cuestión de tiempo pues al menos el 40% de ellas se encuentra en números rojos. En los últimos meses han caído los ingresos que habitualmente llegaban de estrenos en cines, eventos que fueron cancelados y otras formas de ingreso, así que en el futuro próximo menos proyectos recibirán financiamiento.

Hay excepciones

El artículo de Tokyo Keizai cita como una excepción a Khara, la compañía fundada por Hideaki Anno y que produce Evangelion. Para fundar este nuevo estudio Anno se familiarizó con los aspectos contables del negocio y ha logrado financiar sus proyectos al 100%. Pero que un creativo se involucre en esos aspectos es la excepción y no la regla.

Otra cosa de la que muchos estudios carecen es de programas de entrenamiento y conformación de equipos de trabajo que les den continuidad a los proyectos. Una excepción es el equipo de Makoto Shinkai, que ha invertido años en construir y desarrollar un grupo de trabajo capaz de realizar trabajos de gran éxito. Tal cosa requiere tiempo e inversión.

El artículo concluye que la industria del anime es algo positivo, pese a sus problemas; pues en muchos casos se involucra gente comprometida que realmente ama lo que hace, cosa que es difícil encontrar en otras líneas de trabajo. Sin embargo, el aspecto económico y financiero es importante y es una asignatura pendiente y urgente que se debe atender.


Si el tema te interesa, te recomendamos nuestra serie de artículos sobre la industria del anime, que puedes encontrar aquí.

Lo vimos en: ANN.

freudchicken

Editor en Tadaima. Especialista en Estudios sobre Japón. Psicoterapia psicoanalítica. Entusiasta de las historias y sus lenguajes.

DEJA TU COMENTARIO! :D

¡Siguénos!

¡No te pierdas nada y siguienos en nuestras redes!

¡SUSCRÍBETE!

 

ENVIAR